Archivo de la categoría: Eventos

Actividadades y eventos en Punta

El circuito VIP de Punta del Este ahora se recorre en helicóptero

Lo eligen ricos y famosos para moverse sin demoras. También hay delivery de gimnasios.

Recorrer las playas de Punta del Este con un auto descapotable, lentes oscuros y sombrero panameño no basta para ser parte del más exclusivo de los circuitos. Los habitués VIP del Este sumaron nuevos requisitos a sus rutinas: traslados en helicóptero, gimnasios frente al mar y atardeceres en playas exclusivas  son sólo algunos de los ítems para pertenecer a la ruta top de Punta 2013.

Lejos de las multitudes que se sacan fotos en la playa de Los Dedos, empresarios y personajes del espectáculo invierten rapidez, privacidad y disfrute. Una de las apuestas fue el traslado en helicóptero. “Fue mayor que otros veranos. Los empresarios con chacras en José Ignacio para evitar el tránsito alquilan o compran uno. Los famosos lo deciden a último momento, quieren estar ‘ya’ en algún lugar y entonces nos llaman. Buscan llegar de sorpresa”, explica Ricardo Neuman, al frente de la empresa Vip Van Tour. Dos de los que esta temporada eligieron volar a cada evento fueron Susana Giménez y Marcelo Tinelli. El alquiler por media hora es de US$ 450 y la compra arranca en US$ 350 mil.

La salud también forma parte del circuito VIP y, para eso, en Punta existe el “gimnasio delivery”. Daniel Tangona, el entrenador que lo ideó, lo explica: “Hay empresarios que no quieren trasladarse para evitar exposición. Lo que hago es mover el gimnasio en una camioneta  con todos los elementos para entrenar. Lo ubicamos frente al mar y armamos una rutina con lo que necesiten. Es personalizado al extremo”. El presidente de Fiat, Cristiano Rattazzi, es uno de los que elige este método para empezar sus mañanas.

Además de helicópteros y gimnasios por doquier, un infaltable del circuito VIP es la tarde en el balneario La Caracola, a pocos kilómetros de Laguna Garzón. Fue el escenario de uno de los eventos de cierre de la temporada de celebrities : una tarde de playa con tienda de masajes y cabalgatas  de la que participaron, entre otros, Juanita Viale, Araceli González, Iván de Pineda y el ex Duran Duran Roger Taylor, que musicalizó el atardecer. El acceso no era para cualquiera: tras atravesar una tranquera, un bote cruzaba a los invitados al otro lado de la laguna, donde esperaban varios salones y kilómetros de arena virgen.

La noche termina en Tequila, el boliche de La Barra que este año adoptó una estética circense. Uno no sabe qué precio deberá pagar para bailar hasta que llega a la puerta: allí, un hombre vestido de negro informará, quién sabe con qué criterios, si se deben abonar US$ 50 o US$ 100.

Por un trago adentro, hay que invertir US$ 30.

Pertenecer o no pertenecer, esa parece ser la cuestión en Punta del Este.

 

Por Aldana Fernández Sanders Dario el Clarin

 

Solanas tendrá gran laguna artificial para deportes

El complejo turístico Solanas de Punta del Este contará con la primera laguna artificial de agua cristalina para deportes acuáticos del Uruguay.

La laguna ocupará una superficie de 2,8 hectáreas y permitirá practicar diversos deportes acuáticos no motorizados, como natación, buceo, windsurf, kayak y navegación a vela, entre otros.

Además tendrá playas de gran amplitud y arenas blancas, club house, parador, vestuarios y muelle con amarras.

La tecnología será aportada por la empresa chilena Crystal Lagoons Corporation, que ha concretado proyectos similares en varias partes del mundo.

La inversión será de 6 millones de dólares. La inauguración está prevista para noviembre de 2014. El uso será exclusivo para huéspedes y propietarios de Solanas.

Crystal Lagoons Corporation se asocia con desarrolladores inmobiliarios y, a cambio del know how y el uso de su tecnología, recibe un pequeño porcentaje de las ventas del proyecto. Actualmente la empresa participa en más de 180 proyectos en 45 países de los 5 continentes.

Solanas Vacation Club está ubicado en Portezuelo, sobre el kilómetro 118,500 de la ruta Interbalnearia, a 10 minutos del centro de Punta del Este.

El resort se ubica en un bosque de 140 hectáreas. Cuenta con 178 apartamentos con capacidad de dos a seis personas, restaurante, spa, cinco piscinas, gimnasio, canchas de tenis, fútbol, vóleibol y padel, entre otros servicios.

Tecnología de bajo costo

La tecnología Crystal Lagoons, patentada en 160 países, permite mantener grandes volúmenes de agua en estado cristalino a bajo costo.

La primera laguna, de ocho hectáreas de superficie y un kilómetro de largo, fue construida en 1993 en San Alfonso del Mar, en el área central de Chile sobre el océano Pacífico.

La obra más grande es una laguna de 12 hectáreas en el balneario El Sheikh de Egipto. Uno de los últimos proyectos anunciados es para Cartagena de Indias, en Colombia, con un lago de 10 hectáreas y una inversión inicial de US$ 2.000 millones.

La empresa afirma que el sistema funciona con cualquier tipo de agua, utiliza hasta 100 veces menos productos químicos que los usados en piscina convencionales y consume 2% de la energía utilizada por los mecanismos tradicionales de filtración.

Agrega que los costos de construcción y mantenimiento de estos espacios son un quinto de los que insume un campo de golf y que consumen hasta 10 veces menos agua.

Fuente:  http://genteynegocios.elpais.com.uy/solanas-tendra-gran-laguna-artificial-para-deportes

El gobierno explica la baja de turistas argentinos y brasileños

En el inicio de la temporada de verano se registró una baja de 20.641 (13,9%) visitantes no uruguayos que a igual período de 2012. Esto se explica, en gran parte, por la ausencia de miles de argentinos.

El director nacional de Turismo, Benjamín Liberoff dijo este jueves a El Observador que la baja de los argentinos es por “las medidas disuasorias de su país” y la de los brasileños se explica “por la afectación de la conectividad” tras la liquidación de Pluna.

De todas maneras, Liberoff dijo que para las autoridades del ministerio “se valora positivamente la fidelidad” de los argentinos y brasileños que, pese a las dificultades, igual vinieron. “El descenso era previsible y por eso se tomaron medidas de estímulo”, comentó el jerarca.

En tanto, el subsecretario de Tursimo, Antonio Carámbula se reunió el martes con la Cámara Uruguaya de Turismo. En el encuentro se consideró la necesidad de “profundizar la difusión de las medidas promocionales” que rigen desde diciembre y que fueron lanzadas para contrarrestar las trabas que impuso el gobierno argentino a la compra de dólares o el pago anticipado de un impuesto que lo cobrará a los que utilicen tarjetas de crédito en el exterior.

Carámbula informó al portal de Presidencia que en ese encuentro no se habló del tema precios, aunque recordó que se fiscaliza que estén a la vista de los consumidores, sobre todo en los restaurantes.

Seguridad potenciada desde el aire para prevenir incendios y siniestros

Desde que comenzó la temporada, un avión recorre la línea costera entre Melilla y Punta del Este e informa sobre las condiciones del tránsito. El Tomahawk ya es un personaje más del verano 2013 en el Este.

 

De la selva de ruidos que alguien puede escuchar en las playas de Punta del Este, hay uno muy característico que atraviesa a los demás. Viene desde lejos en el cielo y perdura por varios minutos: es el ruido del motor de un avión. La mayor parte de las veces es la típica avioneta que arrastra una enorme tira de plástico con algún aviso publicitario. Pero en esta temporada 2013 se ha ido imponiendo otro avión, en cuyas alas se puede leer la frase “Verano seguro”.

Por segundo año consecutivo, Verano Seguro une dos aspectos que se superponen: un bien público con la responsabilidad social empresarial. Se trata de una campaña que pretende prevenir siniestros viales e incendios forestales a través de una estrategia de comunicación que apunta a lo visual (el avión recorriendo la costa) y a la difusión en medios, ya que cada día se realizan dos reportes para Radio Cero, saliendo en vivo desde el avión. Además, se ofrece un servicio de inforrutas, sobre el estado de las carreteras y su flujo, según las horas.

La base operativa es el aeródromo de Melilla. Allí hay dos pilotos que están las 24 horas a disposición de la campaña, que empezó el 20 de diciembre y funcionará hasta el 20 de marzo. Los vuelos se hacen a través de la llamada línea de costa desde Montevideo hasta José Ignacio, para que se vean tanto desde las rutas como desde las playas.

“Los vuelos se realizan cada vez que el tiempo lo permite y son distribuidos según un programa de difusión del lema de la campaña, que es el mensaje que se ha decidido repetir sobre las playas, y aportan a la vigilancia de rutas junto con la Policía Caminera y de observación con respecto a los incendios forestales en apoyo a Bomberos”, explica el piloto e instructor Alejandro Pérez, integrante de Flightraining Uruguay, una propuesta de entrenamiento de pilotos, quien organiza la campaña.

El Observador, que apoya esta campaña, se subió al Tomahawk biplaza de Verano Seguro para experimentar un vuelo sobre la llamada línea de playa.

Sorpresas aéreas
El Tomahawk carretea por la pista del pequeño aeropuerto de El Jagüel, luego de un chequeo de todos los controles de la aeronave antes de partir. Es un pequeño avión biplaza (para dos personas) con una sola hélice en la nariz del aparato. Tiene un ruido suave y agudo. A pesar de su pequeñez, da la sensación de seguridad. Acelera por la pista hasta que de pronto, casi sin que se perciba, la línea del horizonte comienza a bajar porque estamos subiendo.

Entonces el plano varía y el bosque en medio de donde se encuentra El Jagüel se vuelve una mata pequeña en la alfombra verde oscuro que rodea Punta del Este. Esa es una de las primeras sorpresas que depara el vuelo. Desde el aire queda patente un hecho extraño en el paisaje uruguayo: Punta del Este (y quizás también La Paloma) es una de las pocas ciudades del país que se alza dentro de un bosque de pinos y eucaliptos.

El avión realiza una estilizada curva por sobre el arroyo Maldonado (desde el aire todavía queda más patente el capricho de los geógrafos uruguayos al llamarle “arroyo” a tremendo “río” ancho y caudaloso), donde se ve un enorme pantano de juncos que se mecen con el viento en un efecto plástico hermoso, imposible de apreciar en tierra. El avión sigue trepando y se desplaza con gracia sobre la playa Montoya, donde hormiguea una multitud. El vuelo se realiza a unos 150 metros de altura y la gente inclina hacia arriba sus cabezas para ver al Tomahawk.

Una nueva y amplia curva por sobre el océano hace que el avión sobrevuele la península. Ahora el bosque varió: es de edificios. A lo lejos, en la bahía de Maldonado, un crucero parece de juguete flotando inmóvil, mientras decenas de personas realizan deportes acuáticos unos cientos de metros más abajo. La vuelta a El Jagüel y el aterrizaje como un pajarito que se paró en una rama completan el vuelo.

Loops de un piloto
El piloto Alejandro Pérez quiso volar desde siempre. No recuerda bien por qué, ya que no tiene aviadores en su familia. Su primer contacto con el aire y con la altura viene del paracaidismo. En 1993 inició un curso de aviación civil donde se ganó una beca.
A fines de 1999, en busca de nuevos horizontes aéreos, Pérez se fue a España. “Dejé Uruguay por tener la percepción de que invertir la misma energía en otro sitio encontraría mejores recompensas. Era un momento en el que había apostado mucho y las cosas no salían”, recuerda el piloto.

Entre otras anécdotas, Pérez viajó desde las Canarias hasta las islas del Canal al sur de Inglaterra, en un barco de Greenpeace. Luego volvió a España, se recibió de piloto en 2007 y se asentó. Pero desde los atentados a las torres gemelas y la crisis económica posterior, el sector aeronáutico se vino a pique y, ante una oferta laboral, Pérez se animó a volver a Uruguay.

Pero esa oferta se cayó y Pérez quedó literalmente varado. “A partir de ahí empezó un momento de mi vida negro, en un país que cuando llegás con 38 años sos viejo para todo. Sé que hay muchísimos uruguayos en esta situación que se van a sentir identificados”, dice Pérez.

Un amigo en Argentina le ofreció dar cursos de instructor en ese país, pero tampoco pudo ejercer. “En ese momento se me iluminó algo y me dije que si no me gestionaba algo por mí mismo estaba perdido”, contó. A través de la unidad Mipes de la Intendencia de Montevideo, que gestiona microproyectos, Pérez desarrolla la idea de traer alumnos del exterior y enseñarles a volar en Uruguay. Pero para eso necesitaba tener un avión y no lo tenía. “Presenté el proyecto al Banco República y me dijeron: ‘Ok, te vamos a dar la plata’”, agrega.

Consiguió una buena oferta en Florida, EEUU, y hasta allá viajó con un amigo, para traer al Tomahawk. Realizaron un viaje de 15 días y de unas 15 mil millas náuticas, volando a través del Caribe, obligados a aterrizar cada tres horas, saltando islas con mares llenos de tiburones, tocando Bahamas, Puerto Rico, Martinica, Trinidad y Tobago, Guyana, Surinam, Brasil y finalmente, luego de peripecias dignas de una película (por ejemplo, casi los llevan presos), llegaron a Uruguay.

A pesar del regreso triunfal, la empresa de instrucción aérea con la que iban a trabajar se fundió, y las cosas volvieron a foja cero. Entonces Pérez empieza a evaluar el desarrollo de la responsabilidad social empresarial y se le ocurre unir la formación de pilotos (con su organización Flightraining Uruguay) a través de una campaña de bien público. En el gobierno aceptaron la propuesta.
En el verano de 2012 surgió la primera campaña, que apuntó exclusivamente a la prevención de incendios forestales, con patrullaje aéreo. Más allá de la decena de focos que reportaron, se dieron cuenta del potencial de los vuelos como estrategia de comunicación. Y los resultados los avalaron: 50% menos de siniestros de fuego el verano pasado. “Si no se vieran resultados y que el trabajo es serio, ni los públicos ni los privados nos darían su apoyo”, dice Pérez. Este año, hasta ahora han reportado un incendio en La Floresta. l

Fuente el http://www.elobservador.com.uy